Pulpo gallego cocido en su propio jugo

Pulpo cocido a la gallega en su propio jugo. Listo para calentar y servir.

Producto refrigerado. Transporte especial en frío. Solo envíos en España con este tipo de transporte.

10,50

Descripción

pulpo directo para servir

El pulpo gallego cocido es uno de los productos típicos de la cocina tradicional gallega, cocido en su punto al natural. Puede prepararse estilo “feira”, a la plancha o como parte de algún guiso o arroz, aprovechando su sabroso jugo.
INGREDIENTES:
Pulpo (Octopus vulgaris).
Cachelo: patata gallega, aceite de olivavirgen extra, sal.
Sal gorda y pimentón de la Vera.
PREPARACIÓN:
1. Pincha el film protector de la bandeja y caliéntala en el microondas durante 2 minutos a potencia máxima (850 W). Retira el film protector y cortar en rodajas d aprox. 1 cm de grosor.
3. Emplatado: coloca en la base del plato el pulpo troceado. Aliña con la sal gorda, el piimentón y el aceite de oliva virgen extra al gusto.

La fiesta del pulpo en O Carballiño.

La localidad orensana de O Carballiño ha hecho de la preparación del pulpo su principal seña de identidad. Curioso cuando menos que un producto del mar se haya convertido en principal tarjeta de visita de esta villa de tierra adentro.

Cada segundo domingo de agosto celebra, en torno a degustación de este molusco cefalópodo de ocho brazos, una de las mayores manifestaciones gastronómicas que tienen lugar en Galicia.

Esta degustación comenzó como iniciativa de un grupo de amigos de O Carballiño.

Alcanzó tanto predicamento que ya en 1969 fue declarada Fiesta de Interés Turístico, hoy con rango Internacional.

Reune cada año a miles de personas y, singularmente, a muchos de los emigrantes gallegos que retornan a Galicia.

De hecho, desde los años 80, la Fiesta del Pulpo en Carballiño se dedica a una ciudad o país de América o Europa con centros gallegos de relevancia.

El secreto de un buen pulpo consiste en ablandar su carne. Congelándolo días antes, golpeándolo o cociéndolo (o las tres cosas) es como se consigue mejor. Por regla general el cocido se hace por tres veces durante escasos segundos, lo que ayuda a que conserve su piel. Luego se deja cocinar en el agua hirviendo durante un tiempo que varía en función del origen y el tamaño del pulpo. Antes de ser servido se le deja reposar unos 15 minutos. Luego se corta con tijeras en rodajas que se colocan sobre un lecho de patatas cocidas en el mismo agua, espolvoreándose todo con una mezcla de pimentón dulce y picante.

Recomendamos maridarlo con este magnífico vino:

Vino blanco Triay

 

A %d blogueros les gusta esto: